viernes, 2 de enero de 2009

La Inspiración: desembocadura de emociones

(por Claudia Pérez Nelson)


La inspiración no es una condición lejana a la desventura. No está más lejos del dolor que de la alegría. La inspiración se origina en la emoción, y no hay emoción clasificable en buena o mala: simplemente hay emociones. Sensaciones extraordinarias, ajenas a la calma habitual. Así, existe una realidad digna de representar en un beso de amor como en un llanto fúnebre y doloroso. Para la inspiración está permitido sentir sin restricciones: lo que queremos sentir y lo que no queremos sentir. La inspiración no es una experiencia mística de placer intelectual. Aunque puede serlo, en términos genéricos, es una necesidad imperativa de reproducir una idea casi irreproducible engendrada en la emoción.

Crear en el dolor, por ejemplo, produce un trabajo exquisito, aunque supone una experiencia dura; que, sin embargo, mirada desde el resultado, puede llegar a considerarse (una vez superada) útil y hasta bella.
Muchos de los más grandes artistas tuvieron vidas lamentables, y tal vez de la miseria misma se desprende la calidad expresiva de su trabajo, y consecuencialmente, el buen provecho de su genialidad. La obra que nace de una sensación real para quien la crea, es una obra verdadera, y en consecuencia, una gran obra. Un buen artista tiene la sensibilidad e intuición para saber -sin saberlo- cómo transmitir todo tipo de emociones. No se trata de simbología e interpretación, sino únicamente de conmover. No sólo lo puede lograr un poeta, músico o pintor ( Puede haber arte en un cálculo matemático si se desea. Como no soy mujer de matemáticas lo digo como si fuera simple). Básicamente, para el buen arte, se requiere amor por el trabajo. Eso sí podría llamarse una experiencia mística o mágica. La emoción que inspira es el primer paso. Pero el camino se recorre enamorado de la labor: con generosidad y entrega, aun cuando la emoción inicial ya no sea más que una reminiscencia distante.

Tal como nos relacionamos con otra persona, nos podemos relacionar con la obra a la que damos vida: junto a la obra se puede llorar, reír, pensar, no pensar. La creación es completamente afín con la libertad. Hasta se puede estar ausente del mundo (en las artes no hay reproches respecto al porcentaje de asistencia laboral: la ausencia está permitida). El arte es como un recipiente que contiene toda clase de sabores. El artista, con su sensibilidad a cuestas, debe tener fuerza para crear con dulce, amargo, agridulce, picante, salado e incluso, con lo insípido.

(imágen: "El amigable Niki" óleo sobre tela Claudia Pérez Nelson 2008; imágen 2: fórmulas euler, leer comentario de Graciano)

10 comentarios:

mauro dijo...

Como usted sabe bien no soy bueno para escribir es por eso que me limitare a decirle que escribe genial y cada dia pinta mejor lo cual me tiene muy orgulloso. No dejes nunca de hacer lo que te propones.

claudia_arte dijo...

Usted y yo sabemos que por muy breves, esas palabras me han llevado a estar donde estoy. Con todo mi amor, y en absoluto apartándome de la temática, muchas gracias.

claudia_arte dijo...

A quienes no puedan dejar su comentario, por el motivo que sea, envienlo a mi correo y yo lo publico.
claudi_capri@hotmail.com

Graciano dijo...

COMENTARIO GRACIANO
Como sabes, yo soy un enamorado de las Matemáticas,y me ha gustado lo que dices acerca de su belleza en La Pinacoteca.
Desde hace años, al estrenar mi agenda, escribo en la primera página dos fórmulas matemáticas de Euler, para muchos, el más grande matemático de todos los tiempos. Si lees algo de su vida te sorprenderá, acabó su obra gigantesca practicamente ciego, dictando miles de páginas para que se las copiaran.
De las dos fórmulas, muchos matemáticos actuales (y yo, modestamente, también) opinan que la 1) es la fórmula más bella que se haya escrito jamás. Por su extremada sencillez ,combinando los entes trascendentales "e" y "pi" con los reales "cero" y "uno" y con la base de los números imaginarios "i".
La fórmula 2) es asombrosa. Debajo de ella puedes ver la aplicación.

Como puedes ver, también en mi página incluyo un pensamiento de Confucio que a veces utilizo como solución final para salir de algún problema

Hasta luego, artista.

(Imágen con fórmulas y pensamiento de Confusio incluida en artículo)

Graciano dijo...

Hola, Claudia.
Te adjunto la página de Euler en Wikipedia, creo que te gustará leerla. En ella pudes ver (yo no lo sabía) que la fórmula 1) llamada Identidad de Euler fue elegida en 1988 como la fórmula matemática más bella de la historia.
Otra fórmula muy famosa y curiosa de Euler, que puedes comprobar con el dibujo, es la que dice que para cualquier poliedro se cumple siempre: CARAS + VÉRTICES = ARISTAS + 2
Por ejemplo, imagínate un cubo:

nº de caras = 6
nº de vértices= 4
nº de aristas= 8
6+4=8+2

Otro ejemplo, una pirámide de base cuadrangular:

nº de caras= 5 (contando, lógicamente, la base)
nº de vérices= 5
nº de aristas= 8
5+5=8+2

Se cumple siempre. Para cualquier poliedro regular o irregular que puedas imaginar.

¿Verdad que te ha gustado?. En mi juventud fui profesor de Matemáticas durante unos años, y todavía disfruto con estas cosas.

Y ahora.... !A pintar!

Saludos,
Graciano

Cristina dijo...

Hola Claudia, feliz 2009! con mucha inspiración!
Creo que efectivamente para un artista las emociones no son ni buenas ni malas porque forman parte del ser humano tanto las buenas como las malas, y nos gusta conocerlas, experimentarlas y después expresarlas. Después llega alguien y se siente identificado con esa misma emoción que el artista trata de expresar.
Pero como personas si que podemos distinguir entre emociones buenas y malas, positivas y negativas, constructivas y destructivas, que nos dirigen a la vida y lo mejor de nosotros mismos, o por el contrario, hacia la muerte y lo peor que hay en nosotros.
Creo que ante todo las emociones son la voz del corazón, y hacerles caso siempre es importante porque nos dicen muchas cosas.
El arte unido a las emociones es Arte auténtico, arte hecho por personas. Emociones que necesitamos expresar y por ello creamos imágenes, pinturas.
Sin embargo, la inspiración es mucho más compleja. Esa musa inspiradora... en la wikipedia pone: Literalmente, la palabra significa "recibir el aliento"...
desde fuera entonces? Además de todo el monton de ideas que condensa una idea inspirada.
Pensaré sobre ello, la inspiración es mucho tema...
Hasta otra, chao!
Ah! una pregunta Graciano, ¿Crees que alguien que no entienda nada de matemáticas podría captar la belleza de la fórmula 1)? ¿La belleza está en comprenderlo, verdad? ¿Es una belleza codificada?

claudia_arte dijo...

Coincido con Cristina en lo que ha dicho respecto a la inspiración, aunque debo agregar que no por "musa inspiradora" debe ser indispensable para el artista: he aprendido el valor que - más allá de la inspiración - tiene la constancia y la disciplina para cualquier oficio.
Respecto a la belleza, a entenderla o no( por ejemplo en esa fórmula matemática): La belleza en una fórmula matemática requiere primero del entendimiento... es cierto. Pero en pintura, donde se supone que el entendimiento no importa( pues el color es lenguaje universal), también se encuentra esa dificultad. Dificultad originada en el ERROR de tratar siempre de comprender una obra en lugar de sentirla. Así, se vuelve casi imposible encontrar belleza en un Kandinsky o un Pollock.

Graciano dijo...

No, Cristina, no se trata e una belleza codificada.
No necesito conocer el idioma japonés o el chino para admirar la belleza de su grafología, que es un Arte, o su disposición estética en un escrito.
Pasa igual con las Matemáticas, y la fórmula de la Identidad de Euler resulta simplemente bella por su grafología, aparte de su inmenso contenido filosófico-matemático.
Una hoja escrita con signos matemáticos puede resultar bella, simplemente porque sí. Porque están ordenadas sus fórmulas, sus líneas y sus márgenes como en un poema. No hace falta saber matemáticas para reconocer que la igualdad 2+8=10 resulta más bella que si escribimos
// * ///////// • //////////, imagínate las posibilidades de grosor de líneas, curvaturas e intensidades de tonos que podemos conseguir con un "2", con un "8", con un "=", con un "1" y con un "0".
Luego, como en el Arte, si quieres investigar un poco más en la fórmula de Euler, podrás llegar a conocer que el "1" es base del pensamiento humano, que "pi" ya fué buscado por los egipcios, que el "cero" no empezó a utilizarse hasta hace unos pocos siglos y que el "e" resulta ser fundamental en toda la técnica que hoy empleamos, incluida la física cuántica y el funcionamiento de este ordenador con el que escribo.

Graciano dijo...

Y se me olvidaba, Cristina: la "i" , base de los números imaginarios, tiene mucho que ver con la geometria que Escher utilizaba en sus famosos dibujos. Pero eso, como tú dices, es solamente para los que quieran descodificar.
Saludos

Claudia Pérez N dijo...

"Una hoja escrita con signos matemáticos puede resultar bella" dijo Graciano. Es muy cierto. Me recordó mi época escolar. Guardo una prueba, de muy mala calificación, llena de resultados erróneos, pero que se veia hermosa. Escribí los números con mucha calma e incluso me di el trabajo de colorear unos gráficos. Porque para mi hasta las matemáticas debían tener color.